Conectarse

Recuperar mi contraseña


Información

Otras Razas


Verano.
Rayos de sol iluminan todo el día y el calor se siente hasta en los mas oscuros rincones. Cortas son las noches vigiladas siempre por la maravillosa luna y brisas frescas que nos acompañan en nuestras caminatas nocturnas.

Últimos temas
» Cambiamos de Dirección URL
Lun Dic 23, 2013 12:10 am por Invitado

» Looking For You
Lun Dic 16, 2013 5:12 pm por Invitado

» ~League of Legends Rol (Elite)~
Mar Dic 03, 2013 11:21 pm por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Lun Oct 28, 2013 3:23 pm por Alexandra Tyler

» League of Legends RolEsp ~ Afiliación Elite
Dom Sep 22, 2013 9:09 am por Invitado

» Royal Atlantic Line Afiliación Elite
Jue Sep 12, 2013 8:16 pm por Invitado

» Yugi Oh! RPG [Élite]
Dom Ago 25, 2013 7:41 pm por Invitado

» Kuroshi {Afiliación Élite}
Vie Ago 09, 2013 1:55 pm por Invitados

» Instituto Honan [Afilición Elite]
Miér Jul 31, 2013 10:18 pm por Invitados

» Creando Mundos [Élite]
Miér Jul 31, 2013 8:30 pm por Invitado


Perfil {#} MP {#} Ficha


Perfil {#} MP {#} Ficha


Perfil {#} MP {#} Ficha


Perfil {#} MP {#} Ficha


Image and video hosting by TinyPic

:: E n t r e . l í n e a s :: -P-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

:: E n t r e . l í n e a s :: -P-

Mensaje por Oliver Tancy el Jue Mar 14, 2013 3:38 pm

La niebla apenas cubría el Thames frente a mí. Las luces de aquella fría tarde se iban apagando y dando nueva vida a las artificiales antorchas que encendían poco a poco cada uno de los rincones de la gran ciudad. Una fina llovizna casi imperceptible comenzaba a caer sobre los transeúntes que apurados abrían sus tan típicos paraguas. No había nada de especial en aquel monótono día, nada que lograra llamar mi atención, ni una sola pizca de emoción salvo el hecho de estar rodeado por humanos, pero que, ya a estas alturas comenzaba a resultarme algo más del montón de rutinas que había adoptado en mis años de vagar como ser de la noche.

Estaba algo deprimido pues cada vez sentía más fuerte en mi interior la soledad y la desesperanza de dar con alguien, algo que me lograra sacar, de algún modo, rescatar de aquella aplastada y gris realidad. Era consciente que mi existencia iba a ser así, lo sabía desde un principio, o al menos, eso tenía pro seguro. Pero como todo buen dicho popular, el tiempo es irreversible y contra él no hay nada que se oponga, todo lo destruye y a mí, pues parece que a mí también.

La eternidad es un gran don para muchos, inexpertos, tontos o inocentes, ambiciosos, como se los quiera llamar, para mí, es una maldición en estos momentos y aquel día sentí que esa maldición recaía con todo su peso sobre mis hombros una y mil veces.

Los últimos tintes rosados del día desaparecieron y un millar de estrellas se descubrió ante mis ojos, era un espectáculo que no me cansaba de disfrutar., toda esa inmensidad ante mí, ese oscuro cielo apenas manchado de gris por las nubes, era mío, siempre lo sería. Sin quitarle la vista al firmamento, tomé de entre mi bolsillo un anotador pequeño y mi pluma de tinta negra. Dude entre quedarme sentado en alguna esquina del parque frente al río o si seguir hasta el mirador, finalmente opté por lo segundo.

El hombre que me vendió el boleto no pudo evitar quedarse pasmado ante mí. Ya estaba acostumbrado a ese tipo de situaciones por lo que solo bajé un poco la capucha de mi abrigo y sonreí ladinamente para disimular mis antinaturales facciones. Al parecer mi tono de piel aquel día estaba más claro de lo habitual, y era lógico, hacía ya un buen rato que no me alimentaba, mi última comida había sido un vagabundo borracho y, para ser sincero, no había sido un manjar de dioses sino un consumo etílico de sangre en mal estado, sucia y repugnante, pero, era lo mejor que conseguí en mi afán por saciar mi sed.

Aún le faltaba terminar de dar una última vuelta al London Eye para que llegara mi turno de subir y mientras aguardaba en la fila de aquella atracción tan masivamente turística me percaté de que todos, sin excepción alguna, en aquel lugar estaban acompañados. Fue extraño pero de pronto me sentí bastante desubicado y algo solo, quizá.. algo incómodo. El tipo de la boletería se acercó hasta la fila para coger los tickets uno por uno y al dar conmigo preguntó de forma muy poco cordial o educada al menos si pensaba subirme solo. Era obvio que sí, pero no quedó otra que responder, y claro, no sé ni para qué fui a ese lugar, supongo que por capricho, por no tener nada mejor para hacer aquel día o porque la vista que brinda semejante estructura es maravillosa, pero la cosa fue que sin pareja no podía subir, o eso fue lo que me explico el buen vendedor de aquella atracción.

Era aún más molesta e incómoda para mí aquella situación entonces. Me parecía una estupidez esa regla, no tenía sentido, si de todas formas estaba pagando, además, el caso es que siempre prefiero estar solo que con un completo extraño, sobre todo si mi idea es escribir. Tras unos largos minutos de espera y ver como las parejas se acomodaban cada quien en una cabina sentí la mano tibia de alguien sobre mi hombro. "¿Otra vez este viejo?" pensé de inmediato, pero al voltear, mis ojos dieron con una imagen mucho más gratificante que la de ese hombre, aunque bueno, él igualmente estaba allí. Una bella dama se hizo presente a su lado y sin consultarle a nadie, el vendedor dio por sentado y decretado que ambos subiríamos en una cabina, juntos, aquella fría noche.

No me dio lugar siquiera a opinar, pues casi instantáneamente estaba empujándome al interior de cristal de la cabina del London Eye. Me acomodé lo más alejado de la puerta que pude y sin más, dediqué mi mirada al paisaje, sin importar si ella subiría o no. Tomé mi anotador nuevamente y mi bolígrafo y los acomodé sobre mi falda esperando a que la oleada de inspiración bajara. Ya había estado garabateando algunas ideas allí por lo que las hojas se encontraban llenas de frases y tachaduras por doquier. Suspiré y acomodé mi mentón sobre mi mano esperando a que otra vez, el ojo de Londres comenzara a girar.
avatar
Oliver Tancy

Masculino Mensajes : 36
Edad : 26
Empleo /Ocio : Sicario

Ver perfil de usuario http://xxxypdesignxxx.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: :: E n t r e . l í n e a s :: -P-

Mensaje por Alexandra Tyler el Jue Mar 14, 2013 4:26 pm

Maldecir no era lo suyo; y mucho menos estando en aquella situación, pero que podría decir en esos momentos, después de todo lo que había pasado el día de hoy; principalmente por vivir tan lejos de la editorial le toco correr de un lado a otro en busca de los manuscritos para luego llevarlos a la editorial; había sido un día completamente de locos y en esos momentos la rubia no encontraba el motivo perfecto para llevarlo a un catalogo como mal día; después de todo los editores no rechazaron el manuscrito y lo aceptaron gustosos, principalmente su editora principal, a pesar de ser una mujer ya adulta le encontraba problemas a todo lo que pasaba a su alrededor, era una tacaña a más no poder y sin duda odiaba el comportamiento libertino de Alex, pero esta hacia como desde el primer día que la conoció; ignorarla.

Exactamente como le gustaba tratar a las personas y hacer que estas perdieran el control; los gustos de la rubia sobrepasaban sus propias experiencias, ya que después de todo la conoció chocándose con ella en la universidad; una profesora de literatura cayo de las escaleras y como si fuera arte de magia Alex la había atrapado entre sus brazos después de todo era realmente veloz y no se podía decir que una fuerza pequeña tenia; la mayoría de las personas lo categorizaban como fuerza de elefante, y crecer en los barrios bajos fue lo que le dio tal habilidad.

Pero para su mala suerte, el día comenzaba a empeorarse, al salir de la editorial iba todo completamente tranquilo; de hecho hasta parecía un buen día cosa rara en Londres ya que usualmente está completamente nublado, lloviendo o en dado de los casos hace un frio como el de los mil demonios; metió su mano en el abrigo que llevaba y saco su celular mandándole un mensaje a su editora avisándole que ya iba cruzando el Tower Bridge; de alguna manera aquel nombre le acordó una canción y comenzó a tararearla; después de todo aquella canción era “London Bridge” una canción que su madre le gustaba cantarle, y se aprendió completamente desde pequeña.

Levanto la vista al notar que el tráfico se había detenido y las personas al mismo tiempo habían dejado de moverse; después de todo el puente elevadizo estaba dando paso a un barco que circulaba por aquel lugar; y bueno después de todo nada podía ser tan perfecto, cuando sintió que sus gafas comenzaron a empañarse; y al levantar la vista la llovizna había comenzado; la mayoría de personas comenzaron a sacar sus paraguas y lo único que pudo hacer fue refugiar su celular y su cabello con el abrigo que tenia mientras tapaba la blusa que tenia y se quedaba observando cómo lentamente bajaba el puente; sus piernas comenzaron a moverse rápido hasta llegar a un lugar donde pudiera refugiarse de la lluvia, después de todo era complicado moverse con esta lluvia que comenzó a aumentar poco a poco.

Un pequeño suspiro de frustración cruzo por sus labios al momento de comenzar a sacudir su ropa; ¿Cómo estaba vestida? Bueno después de todo su gusto al pasar los años no había pasado, ese día vestía una simple blusa de delgadas tiras de color blanca, junto a un short corto de color negro y una chaqueta de color verde con plumas en la capucha; su cabello estaba completamente suelto y trataba de limpiar sus anteojos de color rojo; giro su rostro lentamente y se quedo observando La Noria de Londres, la mujer volvió a observar sus fachas, y de nuevo observo la Noria; y de alguna manera su cuerpo simplemente reacciono como si fuera una niña de ocho años y corrió de alguna manera hacia donde estaba el hombre vendiendo aquello; después de todo sus botas largas de color negro y sin tacones no le iban a permitir resbalarse en el suelo; la mayoría de las personas a los alrededores la reconocían; después de todo no era una escritora famosa por nada, comenzó desde muy joven a los diecinueve años y hasta ahora con sus veinticuatro años no había dejado aquello.

Después de todo para ella vivir era lo mismo que escribir y jugar al baloncesto; sus sueños eran esos dos y aunque no pudiera cumplir uno por su pequeño problema visual, iba a cumplir el otro y por supuesto ayudaría a otros a cumplir el suyo.

Al comprar la boleta sintió la mirada de algunas personas, después de todo solo se podía subir a la Noria con una pareja; y eventualmente ninguna de aquellas personas que se encontraban a los alrededores le inspiraba confianza; a no ser de la personas que estaba delante de ella; un chico.

Un aura de misterio inspiraba completamente a aquella persona; era como si ocultara un pasado realmente algo aterrador y sin duda algo interesante, la chica le señalo al joven que se encontraba repartiendo las entradas que ella entraría con el chico; después de todo a él tampoco lo iban a dejar entrar completamente solo, observo los movimientos elegantes de aquella persona y de alguna manera se movió luego de que el chico entrara; su posición fue la opuesta a la ajena; dirigió una de sus manos a su cabello y soltó su cabello luego de quitarse la capucha; y la chaqueta como si le molestara dejando que la blusa quedara completamente expuesta; después de todo solo subió a La Noria por diversión y a ver si un poco del viento que entraba la ayudaba a secarse; parecía una niña completamente empapada y dispuesta a jugar más, después de todo aquellos juegos hacían que ella se comportara como una, dirigió una mano a su pañuelo húmedo pero no lo pudo tocar ya que lo estaba; la única opción que tenia era soplar sus gafas después de todo sin ellas, no podía ver completamente claro y era algo que le fastidiaba.

Su vista se dirigió hacia todas partes y se quedaron clavadas en el extraño chico, sus cejas se levantaron al verlo completamente concentrado en lo que estaba haciendo, y su mano paso hacia su mejilla sintiendo moverse el juego lentamente; algo que también le gustaba era ver a chicos con ejes de inspiración después de todo alguien como ella amaba completamente a los niños —. ¿Te gusta escribir? Se nota que vienes a tomar algo de inspiración —fue lo que salió de sus labios, después de todo fue una frase sin mucho sentido; aunque en realidad algo con sentido que venga de ella, sería completamente errado.
avatar
Alexandra Tyler

Femenino Mensajes : 20
Edad : 26
Localización : » Awesomelandia
Empleo /Ocio : » Entrenadora de Baloncesto; Escritora.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.