Conectarse

Recuperar mi contraseña


Información

Otras Razas


Verano.
Rayos de sol iluminan todo el día y el calor se siente hasta en los mas oscuros rincones. Cortas son las noches vigiladas siempre por la maravillosa luna y brisas frescas que nos acompañan en nuestras caminatas nocturnas.

Últimos temas
» Cambiamos de Dirección URL
Lun Dic 23, 2013 12:10 am por Invitado

» Looking For You
Lun Dic 16, 2013 5:12 pm por Invitado

» ~League of Legends Rol (Elite)~
Mar Dic 03, 2013 11:21 pm por Invitado

» Homines Hortum || Élite [Yaoi]
Lun Oct 28, 2013 3:23 pm por Alexandra Tyler

» League of Legends RolEsp ~ Afiliación Elite
Dom Sep 22, 2013 9:09 am por Invitado

» Royal Atlantic Line Afiliación Elite
Jue Sep 12, 2013 8:16 pm por Invitado

» Yugi Oh! RPG [Élite]
Dom Ago 25, 2013 7:41 pm por Invitado

» Kuroshi {Afiliación Élite}
Vie Ago 09, 2013 1:55 pm por Invitados

» Instituto Honan [Afilición Elite]
Miér Jul 31, 2013 10:18 pm por Invitados

» Creando Mundos [Élite]
Miér Jul 31, 2013 8:30 pm por Invitado


Perfil {#} MP {#} Ficha


Perfil {#} MP {#} Ficha


Perfil {#} MP {#} Ficha


Perfil {#} MP {#} Ficha


Image and video hosting by TinyPic

Cumbres Borrascosas {Priv Saeltiel}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cumbres Borrascosas {Priv Saeltiel}

Mensaje por Ariadne Andreatos el Jue Mar 07, 2013 5:49 pm

Eran entradas horas de la noche en la ciudad de Londres, y las calles respectivamente estaban iluminadas como era costumbre por los resplandores latente de sus farolas. Llovía entre rocíos, empapando de manera perezosa los rincones lejanos de cada paraje de la ciudad. Que de lejano poco tenía…pues cuando alce la mirada hacía al cielo, note que aun se observaba los imponentes rascacielos recordándote que, por más que te alejaras, Londres era una enorme acrópolis, difícil de apartarme por más que condujera tres horas lejos de él. Y esa eran las horas que yo había tardado en salir de ahí. Era muy poco dada a la caminata y prefería poder tomar un transporte medianamente decente para dar mis recorridos, solo que esta vez, en lugar de ser un divertido paseo, mi encuentro en el cementerio era tan importante como la sola idea de cumplir mis peticiones en mi antiguo hogar. Que difícil se había tornado todo. Pensé que estar en este lugar cambiaría un poco mi situación como vida nómada desde aquel entonces, pero pese, a que me gustaba mucho las ciudades, aun no había encontrado la comodidad necesaria que tanto he estado acostumbrada, y sabía que eso tenía un solo nombre mis recuerdos de mi vida humana.

Puse mis manos sobre el volante, aferrando con placer el cuero que cubría ese instrumento imprescindible que hacia funcionar tan bien esta creación humana. Disfrutando de la brisa nocturna que agitaba mis cabellos rojizos pese que era extraño que un vampiro se trasladara en un vehículo. Deje que mis pesares se quedaran atrás al ritmo del viento y la velocidad, no estaba acostumbrada que la tristeza me embargara, yo no funcionaba así y me resultaba bastante relajante conducir lejos de una ciudad opresora como lo era a veces la gran Londres. Ciertamente, la noche también estaba de luto, podría notarlo con el solo vistazo para saber, que silenciosos y perniciosos nubarrones se juntaban entre ellos para sorprendernos en cualquier momento, pareciera como si hoy estuviese por desatarse un inminente acontecimiento y la mirada de muchos estaban acechando para contemplarlo todo con interés. Ni si quiera había puesto un poco de música. "Será una noche larga...", pensé, "aun cuando todo depende de cómo “él” este dispuesto a cooperar." No estaba muy acostumbrada en encontrarme con criaturas que no fuesen de mi especie, no consideraba a ninguno superior a los vampiros, ni mucho menos alimentar mi interés por conocerlos, pero por saber del paradero de mi verdadera familia solo saber el que había sido de ellos me decían que era capaz de ir al mismo infierno…y quizás puede que ahora este por cumplir esos límites esta noche.

Las luces del auto iluminaron la reja que cercaba el cementerio, era el lugar donde debía entrar. Me quede un momento más sentada, contemplándolo los relucientes pero enormes astas que lo rodeaban en puntiagudas puntos. "Que terrible sería caer sobre ellas…” me entrecruce de brazos “peor todavía, si alguien intentara cazarme esta noche, quizás para mí este sería peor escondite de todo”. Aquello solo eran conjeturas, y por ahora nadie me perseguía, así que, con el ánimo de cortar el mal desde su raíz, no demore demasiado en bajarme, llevándome solo el paraguas y un ramo de flores naranjas que compre en el camino para ti, mi querido amigo, que sé que te gustan los colores alegres.

Abrí las rejas con lentitud, aquella cadena insulsa e insignificante que intentaba cerrar las puertas no tarde en quitarlas en un leve apretón con mi mano y emprender el camino que me llevara a la primera parada de este encuentro nocturno. No había un punto de encuentro, hasta donde sabía, por ahora me dejaría llevar a sus reglas del juego, y esperar a que apareciera en su momento. Me acuclille a la altura de una placa de mármol que rezaba el nombre de él, pero sabía que era suya porque solo él pediría algo así, y colocando aquellas rosas hermosas en su lecho, murmure entre mis labios un descanso eterno hacia el único ser humano que le había tenido tanto respeto en toda mi vida.

-La tranquilidad del cementerios es abrumadora- susurre para mí misma, pero todo duro poco pues sentí que había otra criatura igual a mí en aquel lugar….cerré los ojos y mis labios adoptaron una sonrisa- Quién quiera que seas dejarte ver…-dije tranquila y espere a su aparición.
avatar
Ariadne Andreatos

Femenino Mensajes : 7
Edad : 27
Localización : Londres
Empleo /Ocio : Empresaria

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.